En el fondo, quieren que el Estado vuelva a sus manos sin ganar las elecciones

La propuesta de ley de alianzas público privadas (ley APPs) presentada por el gobierno está en discusión en la asamblea. Fieles a su tradición, la oposición ha cumplido con la máxima: palo porque bogas y palo porque no bogas; así, estamos recibiendo “críticas” de todos los sectores porque resulta que el proyecto no es ni bueno ni malo. Vale anotar como interesante que algunos sectores hayan salido a opinar favorablemente, en general, sobre la propuesta, con el consabido: “pero”, que les deja a salvo de parecer muy cercanos al gobierno. De las críticas, la más repetitiva está en la conformación del Comité Interinstitucional. Sobre esto me voy a referir en esta entrada.

Llevamos 8 años de un proceso de recuperación del Estado. Durante la época neoliberal, el Estado fue una cosa más bien burgués en la que los propios interesados determinaban lo que les convenía más y obligaban a los que habían ganado elecciones a actuar en función de los intereses de ellos, no del interés común, no del proyecto de gobierno. Solo en función de los intereses de ellos.

Ejemplos tenemos miles, pero quedémonos en uno paradigmático. El extinto CONARTEL (Consejo Nacional de Radio Telecomunicaciones). El Estado tenía minoría en este consejo. En él estaban “representados” los operadores de telecomunicaciones. Es decir, estaban Claro, Movistar y los operadores de radiotelecomunicaciones. Y supuestamente, la ciudadanía. Es decir, Claro y Movistar establecían regulaciones obligatorias para el sector de las telecomunicaciones. Huelga decir que las regulaciones se armaban para beneficiarlos a ellos. La ciudadanía, pues bien gracias. El partido que ganó las elecciones con una propuesta de gobierno que probablemente incluía consideraciones específicas en materia de telecomunicaciones tenía que allanarse a lo que determinaban Claro y Movistar. En resumen, los operadores que ya son parte del negocio establecían condiciones que les favorecían a ellos. Esto es obvio. Aunque quieran sugerir que los operadores son filántropos preocupados por el bienestar de toda la sociedad en su conjunto, en la realidad, protegían sus propios intereses económicos.

Ahora tenemos un Estado en donde la política pública la construye el Gobierno (como debe ser) equilibrando los intereses de los actores pensando en el bien común. No es, como he escuchado más de una vez, que el interés particular siempre está en línea con el interés común. Esta afirmación o es muy ingenua, o es muy perversa. Es una pena que los actores actuales de la oposición repitan como novedosas las condiciones del pasado. Quizá porque en el fondo consideran que el Estado les pertenece y no necesitan ganar elecciones para gobernar.

Así entonces, está mal que actores del Gobierno de turno, sean los que determinen la conveniencia para el Estado de un proyecto propuesto por el sector privado. Lo correcto, según esta nueva/vieja oposición, lo que debería pasar es que, cuando un actor privado interesado en iniciar una obra pública, debería presentar una propuesta para que le sea aprobada por otro actor privado que lo “represente”. (¿?)

Un actor privado que encuentra la posibilidad de un negocio millonario en una obra pública y tiene los millones para hacerlo, debe proponerlo al gobierno, pero para su aprobación o no, el gobierno de turno debe someterla a votación en conjunto con actores privados “representantes” de esos actores proponentes. Si la propuesta es un negocio redondo para el proponente pero un mal negocio económico, social, financiero, ambiental para el Estado no es tanto problema. Lo que importa es que sean “representantes” del propio sector proponente los que lo aprueben. Creo que se nota cual sería la respuesta más obvia.

Ecuador ya cambió, la que no ha cambiado es la oposición. Actores políticos que defienden intereses económicos a los que son allegados y que exigen tomar decisiones de política pública bajo el pretexto de que ello son los principales interesados y siempre van a buscar el equilibrio de sus propios intereses con el interés común. Casi como los banqueros que desregularon el sector financiero para ocasionar la crisis del 99, ellos claro que pensaron en el interés común.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sin opción…

Llevas meses pensándolo. En el fondo, rezas porque la cosa cambie, esperas que suceda un milagro, que alguien con suficiente capacidad haga algo. Ves los días con creciente desesperación. Se te acaban la comida, las reservas, las fuerzas. Miras tu casa, lo que consideras tu hogar, de pronto, cada cosa por pequeña que sea adquiere una nueva dimensión, te recuerdan el momento en el que te la regalaron, el día en que tus hijos descubrieron el potencial de ese adorno para ser una pistola, un caballo, un carro de cerreras. Quisieras llorar a mares, pero tus hijos, tus padres, tu pareja están allí, sintiendo lo mismo que tú, esperando lo mismo que tú. Y te tragas tus lágrimas.

La decisión es demasiado dolorosa, no la quieres siquiera considerar. Esta es tu casa, tu hogar, de aquí eres, aquí está todo lo que has construido, todos los juguetes de tus hijos, los libros de tu vida, las fotos de tu historia. Tu historia. Todas las cosas y hechos que certifican tu presencia en la tierra. Todo. No quieres ponerte en la disyuntiva. No. Mejor esperar a que mañana, algo, alguien, lo que sea, cambien el rumbo de las cosas.

El único lugar en el mundo en el que te sientes seguro. Eso es lo que vas a abandonar. En una parte de tu corazón quieres creer que volverás y todo será igual. En el fondo, sabes que solo es una ilusión, una mentira que te quieres creer para que dar el paso no te duela tanto.

Quisieras llevarte todo, pero sabes que en el pequeño bolso solo entran la ropa de tus guaguas, algo de agua, algo de comida. Tus hijos quieren llevarse el juguete más grande y tienes que convencerlos de que en realidad quieren a otro más pequeño, uno que puedan cargar ellos mientras tú los cargues cuando las fuerzas se les hayan acabado.

Sales de casa. Cierras las puertas por puro acto reflejo. No quieres decirlo, las lágrimas empiezan a brotar. Adiós. Adiós casa, vida, historia, amigos, familia, profesión, estudios, juegos… Sueños.

A caminar. La frontera, el sitio seguro están a kilómetros de caminos polvorientos. Mientras caminas, intentas hacer llevadero el camino, haces bromas, juegas con tus niños. Te hiela la sangre cada vez que ves un control, no sabes si son el ejército o los rebeldes, no sabes si vas a poder pasar, si habrá disparos, para dónde correr. En un momento de pánico no hay plan que valga. Ojalá tu esposa conserve la calma, tus hijos recuerden quedarse pegados a ti, ojalá Alá (o Dios, da igual) te cuide.

Llevas días enteros caminando. Cualquier juego que usaste ya no sirve, tú mismo ya no quieres jugar a nada, así que tus hijos se ponen más irritables, lloran más, pelean más entre ellos. Te enojas, te enfureces, los retas. Luego te calmas, sabes que no sirve de nada. Necesitas mantener la calma, todavía está lejos la frontera y aún no sabes si seguir caminando o subirte a un bote.

Intentas dormir, sueñas inquieto recuerdas tu vida, la vida de tus hijos, no sabes qué decir, cómo explicarles que la estupidez humana es infinita, que no hay razón que justifique la guerra. No sabes cómo contarles que los que ayer les dispararon a sus tíos (tus hermanos) eran los mismos que anteayer eran compañeros de juego. Tú mismo no alcanzas a entender en qué momento todo se fue al carajo. Nadie mismo entiende cómo es posible que la bella ciudad en la que vivías ahora sólo sea un despojo destruido.

Y te sigue carcomiendo la duda, el miedo. Tienes que hacer que tus hijos sobrevivan el camino. Tú mismo tienes que sobrevivir el camino. Huir era la única solución posible para escapar de la muerte segura, por hambre, por balas, por terroristas. Y la huida tampoco te garantiza que vivas, que vivan. De a poco te vas acercando al momento de la verdad. Ese instante en el que la vida te mostrará si fue la mejor idea de tu vida, o solo postergaste lo que resultó inexorable.

Subes a todos al bote, te subes al final, miras las nubes… ojalá el oleaje no sea maldito.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El mundo al revés

Publicaba ayer en mi cuenta de Twitter: » opositores que dicen ‘asesinos’ a policías que no han lanzado ni una bomba lacrimógena y son los únicos heridos en las manifestaciones #mundoalrevés».  De todas las cosas que me replicaron, la más repetitiva fue que hemos convertido a los policías en simples guarda espaldas de la gente de Alianza País. Veamos.

Anoche se evidenció, una vez más, la violencia con la que provocan a una fuerza policial, debo decir, madura, contenida, bien formada y liderada por los propios policías (en lo personal siempre le he tenido mucho recelo a la Policía Nacional, pero la reacción de estos días es sencillamente digna de aplauso). La gente que está en la calle no está buscando precisamente ser escuchada, plantear propuestas, proponer caminos. La gente que está en la calle y los que los aúpan en redes sociales, están buscando caos. Dejémonos de eufemismos.

ataque a policias

Había dicho yo, cuando el Presidente Correa retiró los proyectos de ley, que a la oposición le quedaba la papa caliente. No me equivoqué. La gran masa de adinerados dejó de salir a las calles los días siguientes. Los que se quedaron no buscaron reivindicaciones adicionales, solo les interesó el golpe de Estado. Queriendo cubrirse por un manto de expresión democrática, se evidenciaron cada vez más virulentos y agresivos.

El miércoles, el Ministro del Interior habló de intentos desestabilizadores que incluían tomarse la Carondelet. De inmediato se mofaron, se sintieron indignados por el «insulto», dijeron que nada que ver.

Anoche, un reducido número de personas violentas, se dejaron en evidencia y mostraron que José Serrano, no estaba tan equivocado. Si no, ¿por qué la insistencia (violencia) para llegar a Carondelet? Sabían que allí estábamos muchas personas que creemos en este proceso. ¿Por qué la provocación, la agresión, el insulto?

La Policía tiene el deber constitucional de precautelar el orden público. ¿Qué tenía que hacer sino evitar un encuentro frente a frente entre un grupo de violentos y un numeroso número de personas que, de forma pacífica, ocupaban la plaza? Leo con incredulidad a personas que parecen inteligentes, quejarse de que la policía protegía a esa gente. Entonces, ¿qué debía hacer? ¿Dejar la cancha libre para qué? Esto no es el colegio cuando dos guambras se querían dar de puñetes y el profesor de educación física los metía en el coliseo a que se trompeen a puño limpio. ¿Quién está buscando un muerto?, ¿a quién le conviene una batalla campal?

A los opositores les debe arder en el alma que hasta ahora no tienen ni una foto de represión con la cual manipular a la opinión pública. Están desesperados buscando algo que los legitime, y nada. Nada.

Es tan vuelta al pasado esta protesta violenta, que se basa en las mismas estrategias de hace diez años. Leí a una amiga decir que Correa no es Lucio. Y los ecuatorianos de ahora no son los de hace diez años, ni las estrategias son las mismas, ni la realidad es la misma. Lo que habían podido conseguir en el mundo virtual lo despilfarraron en la calle. No es como un seudo intelectual dijo ayer sobre que a ellos ya les sobraba calle, en realidad lo que les falta es inteligencia.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Ese es el punto Guillermo, ese es el punto

Con imponente desparpajo, Guillermo Lasso ha sacado ahora a relucir, como si fuera un mérito, el hecho de que él solo paga más impuestos que toda la plana mayor del gobierno. Así, nos ha mostrado el punto de discusión, en efecto Guillermo, ese es el punto, ese es el punto. No es digno de felicitarle a nadie que cumpla con su obligación de pagar impuestos sobre sus ingresos. Más bien deberíamos decir, menos mal y tenemos un sistema de recaudación que te hace pagar lo que te corresponde pagar. El que pagues tus impuestos no es una acción de beneficencia, es tu responsabilidad. Tampoco es un logro el hecho de que solito pagues más que toda la plana mayor del gobierno. Esto más bien sugiere que, en efecto, tú eres un archirico y los que trabajan en el gobierno no (aunque pretendan endilgarnos cualquier clase de cosas).

Que seas multimillonario no es un problema. En lo personal me interesa lo mismo que un pimiento. Lo que sí es un problema es que, a pesar de ser millonario nivel Ricky Ricón, quieras cubrirte de un manto de santidad con el cual defender a la clase media del país. Ninguno de los cercanos a ti, ninguno, puede considerarse clase media aunque, de pronto, ahora tomen pilsener en la tienda del barrio. Nadie de clase media real de este país, nadie puede pagar los impuestos que tú o tu grupo cercano paga, nadie. Por lo tanto, tu supuesta defensa de la familia ecuatoriana, no es más que la defensa de tus propios intereses económicos, y la de tus cercanos. Es más que evidente que, teniendo que pagar los montos que pagas en impuestos, no te interesa pagar ni un centavo más.

Tenía un profesor en una maestría (que me lo pagué yo solo con mi esfuerzo y un préstamo del IECE que pagué hasta el último centavo por si acaso algún desubicado quiera apuntar lo contrario) decía que en materia de remuneraciones, todos piensan que ganan muy poco (hasta Bill Gates debe pensarlo). De seguro es tu caso, con 15 MM anuales de ingresos, debes estar convencido que es insuficiente para ti y tu familia. En ese cuadro de sufrimiento, tener que entregar más del 30% de esos ingresos a los ecuatorianos debe ser de un dolor, casi que molar. Entonces, cuando planteamos tributos específicos que no tienen fines recaudatorios, te inventas un ataque que no existe, a una institución que ya no es lo que era (Alvin Toffler reconoce hasta nueve tipos diferentes de familia), y que se conforma por personas cuyas casas no visitarías jamás (¿conoces al menos las casas de las personas que trabajan para tu familia, o todas son puertas adentro como dice una fiel seguidora tuya?), si no fuera por la foto propagandística. Tu defensa, y la de todos los que tienen problemas para escoger el carro con el cual salir a marchar, es por tu bolsillo y nada más.
Te dices defender la familia ecuatoriana, pero si por vos fuera, dejarías de pagar en su integridad los 5 MM en impuestos que pagaste en 2014. Lo que no quieres reconocer, es que esos 5 MM que pagaste sirvieron para pagar al profesor que educó a los hijos de esa familia ecuatoriana, al médico que dio cuidado a los abuelos de esa familia ecuatoriana, a los policías que acudieron al llamado de la tía de esa familia ecuatoriana, a las educadoras de párvulos que atienden a los sobrinos de esa familia ecuatoriana, a los militares que protegen las fronteras del país en el que vive esa familia ecuatoriana. Esta es la realidad de los impuestos que tú y todos pagamos. Y ahora no puedes alegar que la plata de los impuestos desaparece, como si era el caso en los gobiernos en los que tuviste algún tipo de participación, no, ahora, nuestros impuestos se destinan a mantener en funcionamiento un Estado de verdad, que protege a todos, en especial, a los que más necesitan.

Porque los que más necesitan no viven de caridad, sino de políticas públicas claras. En tu modelo mental, todos estos servicios deberían ser un negocio privado que deberían ser pagados por quienes puedan pagarlos (una vez leí de uno de tus acólitos decir que lo revolucionario sería que las escuelas públicas puedan competir entre ellas, ese es el nivel de tu pensamiento) y a los pobres les darías la caridad y las sobras que dan los programas, también privados, de beneficencia.

Tu problema, y el de tus secuaces, es que, lo más ecuatorianos que pueden llegar a ser, lo son cuando juega la tricolor, y gana. El resto de las veces, el Ecuador, la gente, la patria, el pueblo, les son conceptos anticuados, cuando se trata de convivir, e inadecuados, cuando se trata de construir. Según tú, ningún empresario ha necesitado ni del Estado, ni del país, incluso ni de la gente, para surgir. Son casi como que una suerte de ermitaños autosuficientes. Y la realidad es otra, porque esos empresarios tuvieron que contratar (y a lo mejor aprovecharse de) muchos trabajadores durante muchos años. Esos empresarios pusieron a la venta sus productos en mercados nacionales con gente, cuya capacidad adquisitiva real durante los últimos años aumentó hasta un 40% como para comprar sus productos, logro de un Estado y un gobierno presentes y no ausentes. Ese empresario utilizó la infraestructura estatal para trasladar sus productos en menor tiempo, algo que no se hizo por arte de magia, por si acaso.

En el fondo, tu defensa de la libertad de hacer y ser individualmente es una forma casi burda de desconocer a la sociedad en la cual convives. En el fondo piensas que los pobres son pobres porque son vagos, porque quieren ser pobres, en el fondo, la sociedad para ti es un problema, más que una oportunidad. El pobre aquí, resultas ser tú. No te alcanza la mirada para entender, como dice Stiglitz, que tu bonanza y la del 2% de la población que está contigo en este “sufrimiento impositivo”, depende de cómo le vaya al 98% restante. (Tal vez no leas muchos libros, pero al menos mírate una película, y para que no te cueste mucho, mírate Batman – El Caballero de la Noche Asciende – fíjate en lo que Selina Kyle le dice a Bruce Wayne)


Por otra parte, y de más preocupación todavía es que quieras, siendo multimillonario, ser Presidente de la República. Si tienes ingresos anuales por más de 15 MM (ni me imagino cómo puede ser recibir tantos ingresos en un año) es también, más que evidente, que tendrás negocios en muchos sectores. Y entonces llegamos a preguntas muy importantes. ¿Vas a poner en riesgo uno de tus negocios, cualquiera, el más pequeño por una decisión política?, si debieras tomar una decisión que afecte a tu banco o cualquier otro de tus negocios ¿la vas a tomar?

Diles a los ecuatorianos, cuando las necesidades de la familia ecuatoriana involucren, por ejemplo, que tu banco sacrifique rentabilidad, ¿qué vas a hacer? Diles a los miembros de las familias ecuatorianas, ¿qué vas a hacer con los hospitales púbicos gratuitos si estos, por su calidad, ponen en peligro el modelo de negocio de la extensa red de hospitales privados que te acompañan?, ¿vas a inducir su deterioro para que la gente se vea obligada a endeudarse (de nuevo) para que los privados no pierdan negocio? Dile a los padres de familia que trabajan en empresas que producen localmente, ¿qué vas a hacer cuando Blasco o Arosemena te presionen para liberar aranceles y que entre cualquier producto extranjero (incluidos aquellos que pongan en riesgo a la industria nacional)?, ¿vas a proteger la fuente de empleo de esos padres de familia?

El problema, Guillermo, no es que seas Millonario, el problema es que un millonario tiene demasiados intereses en juego en la política que nunca, nunca va a gobernar por el bien del país, sino de sus propios negocios. Máxime cuando tú mismo defiendes con tanto ahínco a la familia, a tu familia. Dinos Guillermo, a la hora de la hora, ¿vas a sacrificar los pingües ingresos de tu familia por el bien del país?

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

La falacia de la Unidad

En tiempos de política light, ser tibio es una virtud. La misma tibieza y acomodos que vimos – sufrimos – en los últimos años del siglo pasado y los primeros de este, se van repitiendo. La circularidad de los tiempos andinos nos hace volver – intentar volver – a pasados superados pero no olvidados. Aquellos días de pactos de la regalada gana vuelven a estar presentes.

Muchas cosas han cambiado en este país desde hace ocho años. Es una pena que la clase política no haya cambiado. La búsqueda del poder para satisfacer intereses particulares a cualquier costo nos costó, para qué recordar, lo que nos costó. Y hoy volvemos a ver las mismas prácticas, las mismas acciones del pasado, hoy disfrazadas de un manto de aparente pulcritud, de diáfana transparencia, de madurez política.

De pronto, las ideologías ya no cuentan, ya no importan. Se repiten los libretos de esos años de mayorías móviles y repartos a granel. Nos intentan convencer de que está bien, que es deseable que así se construye la democracia, cuando en una mesa se sientan a comer fanesca la máxima representación de la derecha retrógrada, con la, dizque, nueva forma de izquierda radical y a un hacedor de conceptos tautológicos, imperdonables por cierto para cualquier cientista político.

Que sentarse a conversar no es malo, que es lo que le hace falta a este país y a esta cultura política. Que lo malo es la confrontación, la discusión de ideas, que el pueblo quiere diálogo. Ni lo uno ni lo otro. Peor que el pueblo quiere diálogo. El pueblo, cualquier, usted que lee esto, su vecino, su familia, cualquier ciudadano quiere un gobierno que gobierne, que tenga un plan, que lo cumpla y que le dé resultados económicos, sociales, productivos.

Estos aspectos (más otros) son la base de la construcción de un proyecto de país. Las respuestas a cómo garantizar desarrollo productivo – económico y social son la razón por la que un político, que se precie, participa en elecciones. Las respuestas a estas inquietudes se construyen sobre ideología, no sobre buenas intenciones. Lo que se conversa no es el plan de campaña del consejo estudiantil del colegio, es cómo llevar a la gente de este país de un estado actual a uno futuro deseable para todos.

La unidad entre pares – similares – ideológicos tiene sentido, es deseable y esperable. Que a la misma mesa se sienten extremos de derecha e izquierda no es posible – realmente – ni plausible. Esta unidad solo sirve para una cosa, enfrentar a Correa y, en teoría, ganar las elecciones, en teoría. Y nada más.

El día siguiente de un hipotético gobierno de izquierda – centro – derecha – (o sea de todo y nada) es una guerra ideológica para la toma de decisiones. Carrasco podría querer aumentar los impuestos a los más ricos, Nebot quisiera bajarlos, Rodas no sabría. Carrasco quisiera potenciar a pequeños y medianos productores, Nebot se concentraría solo en las grandes empresas, Rodas recurriría al concepto de alianzas público – privadas, sin saber mucho para qué. Carrasco quisiera mantener el tamaño del Estado, Nebot quisiera reducirlo y privatizar todo cuanto podría, Rodas también. Carrasco quisiera ampliar la bailoterapia, Nebot se la daría a una fundación «sin fines de lucro», Rodas preguntaría qué es eso.

Es una gran mentira la palabra unidad cuando está pegada con babas. Esta famosa unidad no es más que una muy bien elaborada y marketeada pantomima que quiere hacer pasar por buenos, estadistas, dialogantes a dos claros y evidentes políticos arbitrarios, autoritarios y gritones y un tibio que por alguna razón se cree ungido. Al final del día, lo único que representa esta unidad es una vuelta al pasado disfrazada de nuevos tiempos.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

El extraño concepto de “solidaridad” de ETAPA

El día 4 de mayo, ETAPA anunció que se incrementan las tarifas de agua potable para cada una de las categorías en las que se divide este servicio. Voy a hacer algunas reflexiones al respecto de esta decisión. Mi punto de partida es que la decisión tiene un claro tinte ideológico, bien lejano de los preceptos ideológicos de la izquierda. Nótese que el Alcalde Cabrera se define como una persona de izquierda, aunque ha sido más que notorio, en más de una ocasión que gobierna con, para y desde la derecha. (Circunvalación, ruta recreativa, plaza de San Francisco, y un largo etc.)

Partiré por compartir la necesidad de incrementar los valores. Durante los 8 años de gobierno de Rafael Correa, se ha incrementado la capacidad adquisitiva real de la población en cerca del 50%. Pasamos de un salario básico de USD 140 a USD 354. Los costos de producción de cualquier producto o servicio se han incrementado, no solo en agua, sino en todos los casos. Esto es una obviedad que, haré notar, pasa, no por la administración de este gobierno, sino por condiciones naturales de cualquier economía. En resumen, estoy de acuerdo en que se haga una revisión del pliego.

En lo que no estoy de acuerdo, ni de lejos, es con la afirmación de los representantes de ETAPA de que este es un pliego solidario. Solidario se entiende como que los que más capacidad adquisitiva tienen, pagan más, de tal forma que cubren en parte o en total, a los que menos capacidad adquisitiva tienen. Esta reflexión se aplica también, por añadidura, a los porcentajes de incremento sobre las tarifas de servicio. El incremento establecido por ETAPA es cualquier cosa, menos solidario.

Como se desprende del cuadro publicado por el Diario El Tiempo con información de la propia ETAPA, el 61% de los usuarios del servicio consumen menos de 20 metros cúbicos de agua al mes. De esos, el 35.4% consumen menos de 10 metros cúbicos.

pliego etapa

Tomado de: http://www.eltiempo.com.ec/noticias-cuenca/161430-etapa-duplica-tarifas-de-agua-potable/

Fijémonos en los incrementos. El cargo por disponibilidad se convierte en un valor fijo de USD 3 sin importar la cantidad de consumo. Aquí tenemos que hacer notar las primeras diferencias. Los segmentos de menor consumo antes pagaban USD 1.7 por este cargo; los de mayor consumo, pagaban USD 2.4. Es decir, los que menos pagaban vieron incrementado ese cargo en un 44%. Los que más pagaban, vieron incrementado el mismo rubro en apenas un 20%. ¿Solidario? Claramente no. Los que más consumen pagan el mismo valor monetario que los que menos consumen, pero recibieron un incremento mucho menos significativo.

Veamos ahora el consumo variable. Los que consumen entre 0 y 20 m3 vieron incrementada su tarifa en el 100%, mientras que los consumen más de 40 m3, vieron incrementada la misma tarifa en tan solo un 7,69%. Aquí una salvedad, en el nuevo pliego se establece una nueva categorización que desagrega a quienes consumen entre 21 y 40 en dos nuevas categorías, de quienes consumen entre 21 y 25 y los que consumen entre 21 y 39 (siempre hablando de m3 mensuales) para ellos, el incremento es de 93,54% y de 109,67%, respectivamente.

¿Solidario? ¿Cómo esto puede ser solidario? Incrementar a casi todos en un 100% no es solidario. Lo solidario habría sido algo como por ejemplo: a los que consumen hasta 20 m3 se les incrementa un 50%, a los que están entre 21 y 39 m3, un 75% y a los que están entre 40 m3 en adelante, al menos un 100%. Establecer el mismo porcentaje de incremento deja de lado reflexiones tan importantes como el impacto relativo en la economía de cada familia según su nivel de ingresos (incrementar valor igual a una familia que recibe USD 700 mensuales que a una que recibe USD 3700 no es solidario, es todo lo contrario)

La solidaridad no se ve en el hecho evidente de que USD 0.40 es menos que 0.70. Se ve en la carga que se asigna a cada segmento en comparación con el propio segmento en el pasado. Si se hace esta reflexión, es más que evidente que 100% es más que 7,69%. Con esto quiero decir que la decisión de ETAPA impone una carga mayor, en términos relativos, a los que menos consumen, que a los que más consumen. Exagero para ilustrar: ETAPA le está diciendo a los segmentos más pobres de la población: “tú sí puedes pagar el doble de lo que pagabas antes, porque solo es USD 0.40 por cada metro cúbico”; y a los más ricos les dice: “para que no dejes de llenar tu hidromasaje, paga tan solo un 7,69% más de lo que pagabas antes”.

Extraña forma de solidaridad: Les incremento más a los que menos consumen para financiar a los que más consumen. Establezco incrementos relativos más fuertes a los segmentos menos favorecidos de la población, e incrementos relativos menos fuertes a los segmentos más favorecidos.

Ojo que en esta reflexión me estoy concentrado solo en los valores por tarifas residenciales diferencias en categorías. solo una mirada nos muestra que a los sectores productivos, cuando más, se les incrementa el 50% y eso, para aquellos que consumen más de 200 m3 al mes. Huelga decir que el sector productivo obtiene renta por el uso que le da al agua, el ciudadano de a pie no, y cuidado vayan a afirmar que esto ocasionaría un traslado de precios al consumidor, pues evidentemente, el costo del agua en una empresa debe ser, en general, marginal sobre los costos totales de producción (deben haber excepciones)

En resumen, estoy de acuerdo con que se hayan revisado las tarifas, no estoy de acuerdo en que quieran disfrazar los incrementos en la palabra solidario, cuando es notorio que es una decisión con un claro corte ideológico, que no mira más allá de los valores absolutos (al final, solo es USD 0,40) y que subestima el impacto relativo en la economía de cada hogar, en especial de aquellos hogares que menos tienen.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

2014: el resumen del blog

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 8.600 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 3 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Gratis y sin costo no son lo mismo

Vale hacer una reflexión más detallada de toda la algarabía que Mauricio Rodas intenta, sin éxito, ponerle a las fiestas de Quito de este año. El punto central, que no el único, y por polémico, es Quitonía. Para no hacer un cuento largo, resumamos en que una de las propuestas de Campaña fue crear un festival musical en Quito que compita con Viña del Mar y coloque a la ciudad en el mapa de eventos de esta naturaleza. Para no quedar mal, al apuro, desde mayo hasta acá intentaron armar algo con lo que empezar desde 2014 y no esperar a 2015 para tener un evento mejor armado. Como resultado, no encontraron mejor idea que aceptar la “colaboración” de Publipromueve, quien por su cuenta ya pensaba en traer a Sting. Para esto, el Municipio aceptó poner 2 millones de dólares de los 4 que cuesta el evento. Al principio las entradas tenían costo y luego se dijo que no.

La explicación oficial es que, dado que el Municipio ha puesto la mitad del valor del evento, entonces, este evento debe ser gratuito y para todos los que puedan obtener un pase. No voy a entrar en la reflexión sobre el pase y los problemas de estos días sobre cómo obtenerlo. Dejaré sentado que me intriga saber si estas personas entienden dos cosas: uno, el concepto de “para todos” versus el concepto de “para todos los que consigan entrada”; y dos, el uso de la tecnología para que la gente pueda acceder a un pase sin tanto caos.

Me concentraré ahora en notar que GRATIS para los quiteños, no es lo mismo que SIN COSTO para los quiteños.

El hecho de que la entrada al concierto no tenga precio (que lo hace gratis) no puede entenderse, de ninguna manera, como sin costo. Existe un costo económico que los habitantes de la ciudad pagamos de nuestros impuestos. Esos dos millones aprobados por el Concejo Metropolitano no salen de los bolsillos de los concejales, se obtienen de los impuestos y tasas que pagamos los que habitamos aquí, así como de las transferencias que obtienen del Estado Central, que se obtienen también, de los impuestos que pagamos de una u otra forma, todos. De esto ya se ha hablado bastante en redes, así que dejaremos hasta aquí este primer componente de análisis.

Vamos con un segundo componente, más fuerte todavía. La idea de que el evento es SIN COSTO para TODOS, trata de cubrir con un paño de igualdad a todos. Pareciera ser que, dado que el evento tiene un precio de venta al público de Cero, entonces, todos tienen la misma posibilidad de acceder. Esto fuera cierto si es que el evento se construyera bajo la lógica del concierto gratuito de los Rolling Stones en Río de Janeiro, en donde se congregaron más de 1 millón y medio de residentes en Río para escuchar, gratis, a estos Maestros de Maestros. Para esto, no hubo pases, simplemente hubo una tarima de proporciones gigantes y un espacio público que podría albergar a todos los que querían acudir. Quitonía no es el caso. A este evento sólo podrán acudir quienes tengan el pase, en el mejor de los casos, 40 mil personas. El evento NO es para todos, y sí tiene costo.

Rio

En la foto: Panorámica del concierto de Rolling Stones en Río de Janeiro – 2006. fuente: http://www.iorr.org/tour05/rio.htm

Abundando en esta línea, la idea de que es SIN COSTO para TODOS suena muy bonito, pero es falso. Tiene costo, y este costo es más elevado para las personas de niveles socio económicos más bajos. Los habitantes de la ciudad que viven zonas más desprovistas de servicios públicos de calidad reciben un mayor impacto negativo por una actividad pública como Quitonía. En las zonas (geográficas o socioeconómicas o ambas) donde hay menos servicios públicos de calidad, esos dos millones representan, por ejemplo: mejor movilidad a través de mejores sistemas de transporte motorizado o no; mejores centros culturales donde practicar las bellas artes que mejor calcen en la lógica de dicha zona; mejor agua potable o alcantarillado; mejor acceso a internet gratuito; mejor espacio verde inclusivo y de fácil acceso; mejor espacio público seguro. Estos problemas no están resueltos en grandes zonas de la ciudad y en lugar de destinar dos millones de dólares a atender estos problemas, se los destina a un evento que tiene otras externalidades positivas (no lo voy a negar) pero que evidentemente no es incluyente, prioritario o significativo para los grandes problemas de la ciudad. El evento no es para todos, sí tiene costo, y les cuesta más a los que tienen otros problemas aún no resueltos.

Si el Municipio hubiera invertido dos millones de dólares, y vía precio de entradas y auspicios al evento hubiera recuperado dicho valor, entonces la medida hubiera tenido un impacto razonable y equitativo, pero no. El hacerlo de entrada libre y sólo para 40 mil personas refuerza una brecha entre ricos y pobres y construye exclusiones sociales inaceptables en una ciudad como la Capital. Los dos millones que se destinaron a este evento se destinaron a un segmento de la población que no necesita de esta inversión, puesto que, muchos de los que irán  a ver a Sting, de cualquier manera hubieran pagado un valor por dicha entrada. El evento no es para todos, sí tiene costo, les cuesta más a los que tienen otros problemas aún no resueltos y premia a un segmento de la población que no necesita estos incentivos.

En resumen, Quitonía es una acción política que demuestra el enfoque excluyente de Mauricio Rodas, afecta a los que menos tienen y premia a la clase media y media alta de la ciudad, que bien puede pagarse el valor de un concierto.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | 19 comentarios

Lisboa, Praga, Sevilla

No es novedad para nadie que el estilo político de Marcelo Cabrera es, por llamarlo de alguna forma, “Pilatiano” (inaugurado por Poncio Pilatos hace más de dos mil años). Cualquier excusa será buena para no hacer su trabajo y procrastinar decisiones o derechamente no tomarlas. Para esta semana tenemos la gran revelación de que UNESCO resulta ser la entidad gobernante de la ciudad de Cuenca, este organismo internacional resulta ser quien determina lo que se hace y lo que no se hace. ¿Podría por favor entregar más soberanía señor Alcalde? Digo, de una vez ¿no será de preguntarle a UNESCO si podemos usar el agua del Macizo Cajas para resolver nuestros problemas de agua potable y saneamiento? O Mejor aún, podríamos, de una vez, ¿preguntarle a la FIFA si podemos arreglar el Alejandro Serrano Aguilar? O ¿al Vaticano si podemos intervenir en la Catedral y abrir el pasaje Santa Ana?

Quisiera ver qué argumentos podría utilizar UNESCO para afirmar que un tranvía que atraviese el centro histórico afecta y “pone en riesgo” al Patrimonio de la Humanidad después de que ciudades como Sevilla, Praga, Lisboa, Marsella o el mismo Jerusalén tienen sistemas de transporte que los atraviesan en parte o en su totalidad. ¿Por qué en esos casos, estas ciudades siguen siendo patrimonios de la humanidad y cuentan con estos sistemas de transporte?

Lisboa

P1040742

Foto: Cristian Castillo

Praga

tranvia-praga

Fuente: http://www.europaenfotos.com/praga/pho_praga_111.HTML

Sevilla

Andalucia 026

Foto: Cristian Castillo

Podríamos plantear la pregunta al revés, ¿sistemas de transporte motorizado a gasolina o diesel pueden ser menos perjudiciales para la salud, la convivencia, el ornato, o las edificaciones que un tren eléctrico que es insonoro que no va a más de 30 kilómetros por hora, que no hace emisiones contaminantes, que por sus características facilita el acceso de personas con movilidad reducida? ¿En serio una comisión “técnica” podría atreverse a hacer una aseveración de este tipo? A lo mejor una comisión política podría hacerlo, pero una técnica tendría que vérselas en figurillas para poder afirmar, contra evidencia explícita, que es mejor que las ciudades tengan buses a gasolina circulando por las áreas de mayor protección patrimonial.

La posición del Gobierno Central, principal financista de la obra, ha sido clara. Si se mueve un centímetro el trazado ya aprobado en sendas instancias locales perfectamente hábiles para decidir con carácter técnico la pertinencia del sistema, entonces no habrá financiamiento para la obra. ¿Sabrá Cabrera que esto quiere decir más del 60% del financiamiento necesario? Esta postura no es política de boicot, es sentido común. No existe razón de peso por la cual el Alcalde decida “consultar con carácter vinculante” a una entidad internacional sobre lo que es mejor para nuestra ciudad, excepto aquella que viene de sus propios, personales intereses.

No le sorprenda a nadie que, en el escenario en el que no se construya el tranvía, el Alcalde, en su sabiduría sostenga que, entonces, la solución para el transporte dentro de la ciudad sea una circunvalación a 10 kilómetros de la ciudad, de seis carriles y de 600 millones de dólares.

Va siendo hora de que la gente que vive en Cuenca, o que es de Cuenca y no deja de pensar en regresar al pie del capulí, se pregunte seriamente si la ciudad se merece un Alcalde que no tiene ni un ápice de orgullo propio, de amor por la ciudad, que no es capaz de tomar decisiones soberanas sobre el futuro de la ciudad sin tener que ceder el mandato que le dio el pueblo en las urnas (muchos con arrepentimiento creciente) y dárselo a una entidad internacional, cuando ya tenemos hasta la saciedad evidencia de lo que hacen los organismos internacionales cuando se les da la mínima oportunidad de “dar decidiendo” por las autoridades electas de un país, región o ciudad.

 

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

40% más caro que en el resto del país

De por sí, no entendía como puede ser que en Cuenca el taxi cueste 14% más. Peor aun entiendo cómo puede considerarse siquiera posible, que el Taxi cueste 40% más que en el resto del país. Es verdad que se dice que Cuenca es una de las ciudades más caras para vivir en el país, pero de allí a sostener que es 40% más cara que el resto del país es una locura. Ni siquiera es 14% más cara que el resto del país.

Según se obtiene de la información publicada hasta el momento, el estudio del cual se desprende esta tarifa, es una investigación cuya fuente primaria de información es el gremio de taxistas del Azuay, es decir que para establecer una tarifa justa, equitativa, socialmente aceptable que represente a la ciudadanía y los proveedores del servicio, se consultó, exclusivamente, a los proveedores del servicio. El chiste se cuenta solo.

Cualquier estudiante de ciencias sociales que haya tenido un semestre de estadística básica puede desarmar ese criterio técnico, por ser incompleto. Una encuesta es un estudio cuantitativo que parte de la opinión expresada del encuestado. Si el encuestado tiene intereses relevantes en la materia que se le consulta, probablemente va a emitir opiniones más favorables a lo que él considera deseable. Esto es algo que se enseña en la segunda clase de investigación cuantitativa de cualquier universidad. Algo que los contratantes del estudio no contemplaron, ya sea por ignorancia, ingenuidad o mala fe. Aplique usted lector, el adjetivo que su opinión le lleve a pensar. En esto, no tiene responsabilidad la Universidad de Cuenca, de quien no tengo ninguna duda de su calidad profesional, puesto que la Universidad como contratista hace lo que el contrato dice que haga. El responsable de una conclusión tan poco atinada es el propio contratante, en este caso la EMOV EP.

¿Cómo debería haberse planteado un estudio de esta naturaleza? Principio básico de metodología de investigación que se aprende leyendo un poco: triangulación. En ciencias sociales este principio es básico para poder disminuir la distorsión de la que es sujeta la investigación social. No es posible creer a una sola fuente de información. En este caso me dirán que aplicaron dos metodologías de levantamiento de información. Sí, claro, pero con las que preguntaron siempre a los mismos interesados. Es evidente que se requería de entrada, un mecanismo de validación de la información provista por la encuesta. De lo que se sabe, no existió ninguna metodología de validación que recorra junto con un taxista durante una semana para verificar si los kilometrajes son los mismos o similares o hay otras distorsiones, no existió ninguna metodología electrónica que permita verificar si los recorridos son como se señalan (un GPS podría haber ayudado).

Por otro lado, ya que estamos hablando de percepciones, en el estudio no se les consulta a los usuarios su opinión. No sabemos cuántas veces promedio, un cuencano toma un taxi, cuánto es el valor promedio que paga, no sabemos si considera que el valor es justo o no, no sabemos cuánto incide este valor en su presupuesto mensual, no sabemos cuánta población toma el taxi como medio de transporte rutinario y cuánta como medio excepcional. Nada de esto sabemos.

Más aún, no existe análisis comparado. ¿Por qué será que en Quito la tarifa es de un dólar la carrera mínima? ¿Cuánto cuesta la carrera mínima en otras ciudades de más o menos el mismo tamaño que Cuenca? ¿Por qué la EMOV EP no contempló estudiar la realidad de ciudades como Durán, Manta o Milagro que tiene más o menos el mismo tamaño que nuestra ciudad? ¿Qué hace que en esas ciudades la tarifa sea de un dólar, al igual que en el resto del país?

Sin estos criterios, es iluso creer que la tarifa pueda colocarse así sin más. Si de las fuentes posibles de información sólo se consultó al interesado en tener la tarifa más alta ¿Qué pensaba la  EMOV EP cuándo hizo los términos de referencia para hacer el estudio? ¿En serio alguien medianamente profesional en esta materia puede creer que la forma más justa de poner un tarifa para un servicio sensible sea consultando sólo al proveedor? A veces pareciera que los que dirigen la ciudad nos toman por tontos. Como he dicho y reitero, más muestras de un Alcalde al que no le interesa la ciudad ni los ciudadanos, sino defender los intereses de aquellos a quienes se debe.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario